archivo

Archivos Mensuales: noviembre 2006

Tras una ardua pelea con varios convertidores, he logrado transmutar el cda. original de la entrevista a mp3, lo que me ha permitido, a través del GoEar, incrustarlo en el blog. (*)

Ahí va el enlace:

http://www.goear.com/listen.php?v=2ef7739

En el que se nos oye, puede oírsenos, a Chiaravallotti y Servidor presentando Sobras Completas en RKB

(*) Gracias a Oscar, colega de blog y de pueblo, por ayudarme a incrustarlo.

El improbable lector del Hexágono acaso se haya sentido algo sorprendido por el cambio de tono de los últimos posts. El habitual estilo guasón transmutado extrañamente en melancolía de culebrón, en lloriqueo con acento mexicano. Yo mismo me he alarmado ligeramente al leerme. En definitiva, la pregunta del improbable: ¿Qué le está pasando a este tio?

Bueno, es la proximidad del mes de diciembre. Es el engalanamiento de las calles, los anuncios del Corte Inglés -ese Matrix siniestro-, las colonias, los turrones, el brusco afrancesamiento de la publicidad televisiva.

El mes de Diciembre. Un mes restallante, luminoso, felicísimo, de abrazos y sonrisas, la mamá sobrecogida porque el hijo vuelve (¿de la guerra?), las galas aborrecibles de TVE, las uvas, Mari Pau Huguet.

El mes de Diciembre. Los Seroxat, los Citalopram, los Vandral, los Prozac, las benzodiazepinas, los ojos vidriosos, los neurolépticos.

El mes de Diciembre.

¡Feliz Navidad!

 

Lo más profundo está en la Superficie. O algo así. Eso lo leí en Pla, aunque creo que originariamente la frase es de otro. ¿Que significa eso? Tal vez en los Sentidos es donde se halle justamente eso, el Sentido. Sólo la transformación que experimentamos a través del uso inteligente y decidido -claro que porque habría de ser inteligente ese uso?- de los Sentidos puede hacer que resplandezcan el resto de nuestras actividades, incluidas las más abstrusas, intelectuales.

Más de una vez he sido acusado de desatender las superficies, de no ser seria y ceñudamente frívolo. Tiempo ha me hacía reir la estética -en su sentido más mundano; ahora mi percepción es distinta ¿Cómo puede bucearse en el Sentido sin ese trampolín, sin pasar la aturdida mano por la piel de las cosas, sin restregar los ojos por la vida?

Ella quiere que seamos sólo amigos. Esta comprometida, dice, y sé que es cierto. A mi no me dan miedo los triángulos -a mi edad empieza a estar ya prohibido el miedo-; ella tal vez sí los tema o quizá sea sólo que no le interesan si he de ser yo uno de los vertices. Pero recorriendo con los ojos la boca entreabierta, faústicamente comprendí (aunque ya lo sabía) que el Sentido no está en la Jurisprudencia ni en la Teología, o quizá sí lo esté, pero para encontrarlo has de agarrar la brújula de los Sentidos, pasar los dedos por las superficies deseadas, por la epidermis encendida del mundo.

En fin. Ayer estuve leyendo a Junger y se nota. (Radiaciones I)

El programa de Radio Kanal Barcelona El Café del Bruc, que presenta Inés Butrón, nos hizo una pequeña entrevista a mi y a Jebluss (Franco Chiaravallotti) con motivo de la ya lejana publicación (hace seis meses largos) de nuestro volumen conjunto Sobras Completas. La entrevista, radiada el lunes 13 de noviembre a las 10, 00 h, nos encontró brillantes, ingeniosos, incisivos, rápidos de reflejos, polémicos, irreverentes, conceptualmente ágiles, memorísticos, eruditos, desenvueltos. Inés, deslumbrada, nos propuso colaboraciones más habituales.

Bueno, estoy exagerando un poco, de acuerdo. Aunque Jebluss sí demostró inequívocas tablas, oficio indiscutible recogido en decenas y decenas de recitales poéticos y relatísticos, charlas, multitudinarias presentaciones. Yo, hube de esforzarme a fondo para seguir la estela del mundano Jebluss, para no desentonar demasiado. En definitiva, para que el italo-argentino no me borrara con su dialéctica.

Lo de las colaboraciones más habituales es cierto. Cuando Inés nos lo propuso, Jebluss y yo, enloquecidos por la cercanía del éxito, como perros hambrientos, la rodeamos y le gritamos: ¡Sí!

Próximamente, colgaré nuestra intervención en el blog, asi como las previsibles próximas colaboraciones que protagonicemos (esperemos que Inés no se arrepienta de su propuesta incomprensible, temeraria).

Mientras tanto, ahi teneis la web de Radio Kanal Barcelona y también la posibilidad de escucharla On-Line, simplemente haciendo click en el enlace correspondiente. Recordad el horario de Inés: lunes a viernes de 9 a 11 h: El Café del Bruc

Llevo dos semanas hecho una especie de ovillo. Mi actividad social, cultural, intelectual ha sido escasa en esta quincena perezosa. Tan sólo he condescendido, durante estos dias, en pelearme con la PAC de la asignatura de Geografia Regional (de la licenciatura de Humanidades UOC); ayer me reencontré en Barcelona con los camaradas doctorandos (ahora masterandos); bastantes llamadas telefónicas con amigos-eso sí- , repantingado en el sofá, el mando a distancia a mano. Cuando estoy así, la vida social la hago por teléfono. Igualito que un marujón. No me siento ya un single, sino un solterón somnoliento, legañoso, panzudo. Hace no se cuanto que no voy al gimnasio, aunque este me sigue rebañando la cuenta bancaria.

Volviendo a la Geografía Regional: esta asignatura tiene cuatro PACs y no tres, que es lo habitual; además, me ha decepcionado. La escogí pensando que su contenido sería otro: más fascinante, ahora que me ha entrado una especie de virus viajero, ahora que me he transmutado en una especie de Philleas Phog o George Train en alpargatas, verdadero monstruo del ratón y del Low-Cost, los traqueteos, los trenes, los aviones estrechos. No llego al extremo de Jebluss, que proyecta desplazarse por un trocito de cielo ruso en un viejo avión militar exsoviético. En cualquier caso: he ahí todo el por qué escogí la asignatura.

Creo que el semestre que viene, dejaré aparcada la licenciatura de Humanidades y me centraré en el antiguo programa de doctorado (el flamante Master público-Bolonia). Estoy un poquito hasta los dallonces de tantos estudios y de gastarme tanto dinero en ellos, de tanta cosita intelectual. Me cogeré seguramente los dos módulos que me quedan del nuevo programa (una vez hecha la adaptación, esa es otra): Literatura, Cine y Medicina y De Frankenstein a Einstein (habeis leído bien). Esta última la imparte Xavier Roqué, lo cual es una garantía. De otro modo, su increible nombre me hubiera hecho pensar en un módulo cuyo contenido mezclara la Ciencia con la Literatura, en el sentido de que considerase aquella como una especie de relato o de texto, una rama más del gran árbol de la Cultura, y no un saber especial, privilegiado, que es lo que yo pienso que es.

Bueno, total. Creo que el primer semestre de 2007 voy a soltar un poquito de lastre intelectual. Me pondré el trajecito vitalista. Escalaré montañas, alcanzaré picachos, me perderé en la niebla, otearé horizontes, con el gruñón Nietzsche dentro de la mochila, envuelto en papel de plata. Sí, eso haré.

En los últimos meses he acumulado un cierto síndrome faústico, que voy alternando como puedo con la marujería. Tengo el piso hecho una cuadra.

Ahora mismo, mientras escribo esto me estoy acordando de un aforismo del vitalista gruñón (creo que es de Aurora o quizá de La gaya Ciencia). Dice algo así: al despuntar el alba, cuando asoman los rayos del sol…en ese momento…¡abrir un libro!. !!A eso le llamo yo ser vicioso!!

Reconozcámoslo: nuestro proyecto de autoedición no atraviesa su mejor momento. La última vez que discutimos -aunque enérgicamente- en torno a él fue hace ya más de un mes, durante la Cumbre de escritores celebrada, en aquella ocasión, en Cunit-Cubelles. Asistimos Helena, Jebluss, Faidit, Serra-Hammett y Servidor. Cordano-Calvino hubo de excusarse. Durante las horas de la apacible tarde -en la que devoramos platos variados, suntuosos, que pagamos a escote- dilucidamos los pasos a seguir para convertirnos de una puñetera vez en estrellas, si acaso de la reentre literaria de Septiembre, o a más tardar, de octubre-noviembre. Jebluss, el cerebro de la operación que había de catapultarnos, ya lo tenía casi todo dispuesto. Nada puede fallarpensábamos- seremos como la jotakaroulin, la niña-maga, la alquimista espacio-temporal que transmuta el tiempo -los minutos- en libras inglesas. Si todo va bien, en el primer trimestre del 2007 seremos estrellas.

En unas pocas horas de digestión dibujamos nuestros movimientos próximos, movimientos de autoedición: un nuevo recopilatorio de relatos, esta vez sin la plataforma de Hijos del Hule, se prefiguraba ya.

Bueno, un mes y medio más tarde, hay que reconocer que las cosas no son tan sencillas. Acabando ya el mes de Octubre, aun no somos estrellas. Ni siquiera estrellitas pequeñas de cafetín o de barriada: ni lucecitas de fanzine, vamos. Tan sólo en alguna esquina o callejón del barrio de Gràcia logramos emitir alguna chispita, algún brillito, para apagarnos inmediatamente.

(La imagen recoge un instante de descaro y felicidad en el puerto noctámbulo de Segur. El sentimiento de triunfo se transparenta en esos rostros, brilla en esos ojos: en el horizonte, el éxito.)

Pero luego, nada.

Lo más destacado de los resultados de las autonómicas catalanas de ayer-casi lo único destacado, considerando la más que probable reedición del nefasto tripartito- ha sido la irrupción del nuevo partido, Ciutadans. Se trata de un nuevo grupo intensamente recelado, incluso odiado por el Establishment político-mediático: teniendo como único precedente el PP de Vidal-Quadras, se opone al paradigma nacionalista de la clase política catalana, pero lo hacen situandose (de manera algo vaga) en el ámbito del centro-izquierda. Esto le ha valido, claro está, las tópicas y machaconas acusaciones de lerrouxista. El elector preferentemente escogido por la nueva formación sería un ciudadano de raíz total o parcialmente castellana (o el “autóctono” de pura cepa más preocupado por el discurso de la Ciudadanía que por el de la Identidad), urbanita, usuario neotecnológico, perfectamente “integrado” en la sociedad catalana, más o menos bilingue, en absoluto anticatalanista, pero cansado del permanente discurso identitario y la constante política nacionalista de alejamiento afectivo de España, a la que parecen subscritos la práctica totalidad de partidos con la muy relativa excepción del PP de Piqué.

En un España que lleva treinta años de desarrollo autonómico, federalizante, en una Catalunya donde la presencia del Estado es mínima y cuya clase política ha tenido plenas competencias en materias clave (para la conformación de la “nación”) como la Educación o la Cultura -lo que la ha permitido crear la cosmovisión identitaria que ha deseado, sin apenas intromisión del Estado-, en una Catalunya, en definitiva, que cuenta hasta con un cuerpo policial propio, faltaba una representación política: la de los que ya no consideran el nacionalismo una obligación moral, como en cierto modo lo era en 1979; los que opinan que Catalunya tiene un nivel adecuado de autogobierno.

Ciutadans fue creado hace unos meses. El manifiesto fundacional es de hace poco más de un año. Han tenido que enfrentarse al silencio de los medios de comunicación del Establishment (El Periódioco, Avui, El Pais, TV3, La Vanguardia, etc), interesadísimos en la disolución del nuevo Partido. También ha tenido que sufrir multitud de agresiones verbales y físicas, que cuestionan el típico autobombo catalán “del oasis”, del civismo, de la tolerancia. Tras el ingreso del partido en el Parque, viene ahora un nuevo tipo de desprecio, de “linchamiento”: parlamentarios ya, el silencio mediático es ahora imposible, pero ahora, algunas bocas pentapartitas intentan ensuaciar la imagen de Rivera y los suyos, profundizando en su obsesion por asociarlos a la derecha más dura y a la bestia parda, la Cope. El propio Piqué dijo que los de Ciutadans “contaron con el decidio apoyo de la Cope y del Mundo, medios que a mí no me adoran, precisamente“. Tras una pregunta de Cuní, Piqué insinuó que esos medios, La Cope y el Mundo, “habían entrado en el Parlament“. Bio-Saura, por su parte, dijo que Ciutadans era un subproducto del PP, sin futuro en la política catalana. Yo a veces me pregunto de qué es subproducto Saura.

Creo que la entrada de Ciutadans es positiva para todos. Catalunya no debe ser una cárcel ideológica, ni siquiera la delimitada por la ideología que defiendes. Yo ahora no soy nacionalista. Defiendo la unidad del Estado y la proximidad -no el alejamiento- emocional de la tierra de mis ancestros. Pero los caminos del pensamiento y de la emoción son impredecibles. Tal vez algún dia, me encuentre a mi mismo henchido de pasión nacional catalana, una bandera estrellada cuelgue de mi sorprendido balcón.

Exigo libertad para recorrer esos caminos, errando por ellos a mi antojo. La entrada de Ciutadans abre ventanas, airea el Parlament, dibuja nuevas sendas, multiplica la libertad y su sensación, proyecta nuevas afinidades electivas. Pienso que todos deberíamos alegrarnos. ¿O no?

A %d blogueros les gusta esto: