archivo

Archivos Mensuales: octubre 2012

550136_514257351918348_656753104_nAntoni Puigverd nos habla del mito de la “unidad civil catalana” y los peligros que la acechan en la nueva etapa. El suyo es uno de los escasos artículos cautelosos y no laudatorios que se escriben estos dias en torno al “proceso”, en la nueva Vanguardia “intervenida”.

(Por cierto que al Conde de Godó deben tenerlo metido en algún maletero de Sarria-Sant Gervasi; y el pobre Antich ya solo se atreve a editorializar sobre política internacional).

Por primera vez desde la transición ese mito, el de que “Catalunya és un sol poble”, una comunidad de gentes apiñadas en la defensa de su identidad -con algún que otro nazgul por ahí suelto- va a verse seriamente cuestionado y zarandeado. Y no solo por las habituales bestias negras mediáticas del nacionalismo (Intereconomía, Es Radio, etc).

Puigverd escribe desde ese nacionalismo flamantemente soberanista y a pesar de exhibir algunos lugares comunes y etiquetados y generalizaciones típicas, creo que da bastante en el clavo, con un análisis serio y no tan complaciente.

Se desprende que Artur Mas debería tentarse bien la ropa en este trozo de cuerda sobre el que transita. Cataluña es una pequeña roca incrustada desde hace siglos en otra algo más grande: España. En lo político, económico, social y cultural. Y desde luego desde mucho antes de 1714.

La pregunta que debe estar haciéndose Mas estos dias es si es de verdad posible desincrustarla sin que se haga pedazos.

http://www.lavanguardia.com/opinion/articulos/20121026/54353490187/antoni-puigverd-divide-et-impera.html

Anuncios

A Place in the Sun (George Stevens, 1951), con Montgomery Clift y una recien florecida Elizabeth Taylor, aparentemente recuperada ya de su violenta pasión infantil por los caballos. El trio protagonista lo completa la pobre Shelley Winters, a quien aqui (como en Night of the Hunter) le dan también para el pelo.

Para quien no la haya visto, A Place in The Sun es algo así como Match Point (W. Allen, 2005), pero con la incómoda intromisión del Código Hays.

A %d blogueros les gusta esto: