Un triángulo: Borges, Norah Lange y Girondo

norah-lange

Creo que fue Cordano quien, en una de nuestras veladas del Teatreneu, nos refirió por primera vez la historia. La discusión había derivado hacia la vida sexual de Borges (La  vida sexual de quien? -preguntó alguien). Yo, ensimismado, ligeramente borracho, apenas escuchaba. No obstante, al captar el nombre de Borges, presté de inmediato atención.

Ha sido publicado un libro de un tal Williamson, hispanista inglés, que abunda en el tema y en la idea primeramente apuntada por Cordano. Georgie (Borges) había conocido a la argentino-noruega Norah Lange en la casa de ésta, tras una invitación, junto a su familia. Corría el año 1927, creo. Borges tenía 27 años y la noruega austral, 18. Al futuro autor de El Aleph le atrajo el olor de la sangre nórdica de Norah, y también la propia Norah,  el rumor de antiguas sagas boreales, el viejo idioma anglosajón y las kennigar o artesanales metáforas de los antiguos anglosajones. En definitiva, Borges quedó prendado de la muchacha y de sus ancestros noruegos, y de esas literaturas germánicas que parecían gravitar en torno a la inminente amada.

1927. Borges comienza a desarrollar ensoñaciones que lo involucran a él y a Norah. Poco a poco, aunque sin dar el paso definitivo, va trazando proyectos de una futura vida compartida. Pero tal vez no acaba de verlo claro. Su literatura empezaría a mutar. El Borges cuchillero e infumable del Hombre de la Esquina Rosada va a ir dando paso al deslumbrante autor de las Ficciones y del Aleph. El Borges de las alegorías cabalísticas vagamente kafkianas que conocemos y devoramos. El Borges inmortal, en definitiva.

Borges no lo veía claro. Pero el poeta Oliverio Girondo sí lo veía claro. Girondo era una especie de rival (odiado) de Borges en el tempestuoso mundo de las revistas literarias argentinas. Girondo le entró a Norah, sin complejos ni vaguedades, derechito. Y se la cameló.

La evidencia de que Girondo se había llevado a la noruega desconcertó por completo a Borges. Lo desmontó en lo personal, en lo emocional, en lo literario. Tardó mucho tiempo en aceptar aquella derrota. Sólo en 1934, siete años después de conocerla, aceptó que había perdido a la nórdica: la relación de Norah con Girondo parecía definitiva. Muchos años más tarde, Borges escribió un relato (tal vez menor dentro de su obra): Ulrica. Es uno de mis favoritos: tal vez esa Ulrica noruega sea un trasunto lejano (en el tiempo y en la memoria del ya casi anciano Borges) de Norah.

Tras la pérdida, Borges comienza a considerar el suicidio. “Vida y muerte le han faltado a mi vida” escribió enigmáticamente en el prólogo de su Discusión, a los 32 años.

¿Vida y muerte le han faltado a mi vida? ¿Cómo puede escibir eso alguien de 32 años, como si tuviera 72? Es evidente que hacia 1932, algo le pasaba. Y ese algo era Norah, la noruega que se le escapaba. La muerte que le ha faltado a su vida: el suicidio, a cuya ejecución no acaba de decidirse. Y no sólo la muerte le ha faltado, sino también la vida, el arrojo, la decisión, la claridad, la plenitud.

No es la primera vez que oigo la historia del intento de suicidio de Borges, hacia 1934. La adquisición del revolver, el trayecto en tren hasta la habitación de aquel hotel, en el que el argentino habría de autoborrarse definitivamente, convertirse en un sueño de sus lectores. Que hubiesen sido pocos: de desaparecer en 1934, dudo que hoy recordásemos a Borges.

Williamson en su libro, según dicen las críticas (ya que aun no he leído el libro, pero pienso hacerlo en breve), convierte a Norah en un punto de referencia vital y literario para Borges que ha de durarle toda la vida. Una Beatriz, vaya. Tal vez esto sea exagerado, se dice. Pero quien sabe.

Lo que está claro es que el Borges que en 1934, definitivamente perdida Norah (y asumida al fin la pérdida), camelada por Girondo, comienza a transmutarse de una manera clara. Literariamente, quiero decir. Y si no, compárese la obra del borges veinteañero con la del cuarentaañero de la década de 1940.

Tal vez debamos a Oliverio Girondo la existencia del Borges literario que veneramos, la del padre de la literatura latinoamericana moderna. Sin Girondo y su “robo” de Norah, puede que Borges (un Borges feliz en lo amoroso) hubiese insistido en su absurdo intento de convertirse en el Walt Whitman de la Argentina. Quizá hoy Borges sería un oscuro y lejano poeta menor de los años treinta, un fallido Neruda, una especie de Carlos Argentino Danieri, ese patético poetilla de El Aleph, que el propio Borges parodió, apuntando al propio Neruda. Tal vez debamos a Girondo y a la huidiza Norah una obra literaria deslumbrante.

Anuncios
16 comentarios
  1. roberto dijo:

    serafín,
    celebro tu próxima lectura del libro de williamson, incluso podría llegar a prestartelo, siempre si tu eres de aquellas personas que son capaces de leer libros manoseados por otros…
    como te dije, es un texto algo irritante, excesivamente británico, donde el interés por los eventos exteriores (léase gossip) minimiza o incluso determina la evolución filosófica del biografeado. no obstante (o justamente por esto) es altamente recomendable.

    a mí me reafirmó en mi convinción (me temo politicamente incorrecta, por una vez) de que el señor borges ha sido sin lugar a dudas el escritor más democrático del siglo XX por llegar a ser, como tú dices, el padre de la literatura latinoamericana contemporanea, sin tener especial talento ni escribir una sola novela digna de este nombre, todo esto sin el apoyo de ningún lobby político, más bien metiendo la pata cada vez que se le presentaba la ocasión. las poesías, también, algo mediocres…
    entiendo que un defensor del relato breve y fantástico como tú (y como el estimable jebluss) no estará de acuerdo, pero bueno, quizás tengamos algo más que comentar en el teatre neu, el próximo lunes.

    el libro de williamson llega a enganchar cuando cuenta las pretensiones literaria de norah, autora de una novela (novelucha??) cuyos personajes eran las transfiguración del triangulo amoroso de la vida real. un triangulo banal, obvio, casi arquetípico, en el que todos nos hemos encontrado alguna vez.
    y a partir del cual el buen borges, en lugar de trabajar para ser un girondo (trabajo durísimo donde los haya), decidió dedicarse a fantasear.

    un abrazo,
    r.

  2. Roberto: no estoy de acuerdo contigo en absoluto, como ya te imaginas, con eso que dices de que Borges “no tiene especial talento”. Creo que sus ficciones tienen una originalidad cognitiva y un poder de “contaminación” que diría Bloom, casi mayor que ningún otro escritor. Sólo por eso ya sería grande. Esa es la razón, por ejemplo,por la que Kafka es también grande, a pesar de lo “descuidado” de su escritura.

    Leyéndolo, te “vuelves borgeano”, te contamina su visión del mundo; con pocos escritores sucede esto.

    En cuanto a los triángulos: lo ideal sería ser un Girondo con el talento literario de Borges, claro. Pero eso es un proceso de aprendizaje y clarificación personal. Por cierto sería interesante leer esa “novelucha” de Norah, que dices. Aunque me imagino que será difícil de encontrar.

    Te devuelvo el abrazo,

    S.

  3. Pingback: meneame.net

  4. PacoZ dijo:

    No seré yo quien niegue el talento de Borges, sea como cuentista, o como poeta. Sí quien defienda las urticaantes cualidades de Jorge Luis Borges en su condición de “entrevistado”,
    por su capacidad para hacer arder de bronca a los peronistas, populistas, fascistas como a los tangueros de ley y futboleros de tablón,
    incapaces todos ellos de saborear la ironía entre porteña e inglesa del gran argentino.
    Otra cosa sería hablar sobre lo qué pudo haber
    pasado en el casi inimaginalbe caso de que este hesitador profesional y, acaso tartamudo sexual, se hubiera animado a abordar con la cimitarra desenvainada a esa bestia rubia. Se necesitaría la imaginación feraz de un sicoanalista con tendencias literarias para afrontar tal tema. Acaso sea mejor dejar que la histroia siga su curso dando por sentado que en materia amatoria don Oliverio Girondo debe haber dejado bien sentada la fama amatoria de los argentinos, y bien acostada a la bella Lange.

  5. Muy buena la historia, había leido criticas de Borges a Girndo que no me parecian de muchas luces y veo ahora esto que explica más.

    Pero ante todo hay que decir que el genio del escritor no está dado porque lo deje una mujer o se le vaya con otro, visto está que todos los que somos dejados en algun momento no llegamos a escribir al nivel del aleph. No creo que le devamos tanto a Girondo o a Norah, Borges se hubiese desilusionado de otra cosa, de otro desamor, porque no es con quien se cruce uno o de quien se enamore sino como uno vive esa relaccion, creo creo yo, por ahi todo lo contrario y Norah fue la segunda alma de Borges

  6. Serafin dijo:

    Al hilo de lo que comentais tanto tú como PacoZ, es cierto que el Borges literario emergido hacia 1940 desde el desengaño amoroso, muy probablemente hubiera acabado manifestándose en un momento u otro.

    Pero digamos que el hecho catalizó o pudo catalizar ciertos cambios; cierto nuevo modo vigoroso y personal de escribir. Si la historia personal de Borges hubiese sido otra, seguramente el Borges que conocemos hubiese acabado también asomando, pero de otro manera, y en otro momento. Aunque todo esto es tremendamente especulativo, está claro.

  7. MajoG dijo:

    Muy buena reseña…No podemos saber si el talento literario de Borges se hubiera manifestado igual de brillante por otra desventura- puede que si, puede que no; claro está que en su ser tenía la potencialidad de convertir una pérdida en una obra literaria maravillosa-sin embargo en la realidad, su desventura amorosa fue Norah y no otra…y su derrota amorosa fue ante Girondo y no ante otro…
    Y en cuanto al ingenio de Girondo lo disfruto así…tal como fue…excepcional a mi modo de ver.

  8. javier dijo:

    ¡excelente! Me revuelve el mate: ¿es que acaso si no me hubieran camelado a mí, a mi Norah, (otra Beatriz, vaya)no habría yo leído esta brillantía de lucidez policiaca?
    estamos en contacto, pero por las dudas no le presentaré a usted, mi estimado (otro girondo, vaya), a mi nueva mujer recientemente camulada no sin esfuerzos.
    javierarguiondegui@hotmail.com
    diario El Territorio
    Posadas-Misiones
    Argentina
    03752-446100 interno 5

  9. Marcelo dijo:

    Qué curioso! Estoy en el punto exacto en que Williamson habla de la Lange, y para “revisar” su versión me acerqué a la compu. Lo primero que encontré fue tu blog.
    Un saludo

  10. Serafin dijo:

    El ensayo de Williamson es absorbente, se lee de un tiron.

    Pero tras leerlo un par o tres de veces, creo que Williamson lleva tal vez demasiado lejos la “infatuation” de Borges hacia la Lange…

    Saludos,

  11. Y, sin embargo, estoy casi convencida que Borges estuvo enamorado de Haydee Lange, hermana de Norah.

    Besos confusos

  12. ricardo san esteban dijo:

    Me interesaría saber si hubo un parentesco entre Norah Lange y Sepich Lange, éste, un pensador argentino que murió en el exilio y que aun no ha sido “descubierto”. Lo conocí en Moscú, adonde había viajado para discutir temas de lógica con mi maestro E.V.Ilienkov. Ricardo San Esteban: ricardosanesteban@hotmail.com

    • Anónimo dijo:

      Al margen de la calidad literaria de cada quien, yo me pregunto,cada vez que leo comentarios, por qué no se tiene en cuenta la ortografía, desde las mayúsculas, cuando corresponde, las comas, las tildes, y alguna que otra palabra con B o V, como un “devamos” que ha aparecido por ahí. A v eces parecen mensajes de móvil.
      M. Reyes Guembe
      6-6-2012

  13. Anónimo dijo:

    Ja ja , este es de móvil !

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: