Virginia Woolf / Aniversario

[

Hoy 28 de Marzo se cumple un nuevo aniversario de la muerte de Virgina Woolf. 73 años ya, desde aquel dia de 1941 en que sucumbiendo a una de sus depresiones, esta vez brutal, escribió una última carta a Leonard, llenó sus bolsillos de piedras y se sumergió en el rio Ouse, en Sussex.

“Querido:

Estoy segura de que me vuelvo loca de nuevo. Creo que no puedo pasar por otra de esas espantosas temporadas. Esta vez no voy a recuperarme. Empiezo a oír voces y no puedo concentrarme. Así que estoy haciendo lo que me parece mejor. Me has dado la mayor felicidad posible. Has sido en todos los aspectos todo lo que se puede ser. No creo que dos personas puedan haber sido más felices hasta que esta terrible enfermedad apareció. No puedo luchar más. Sé que estoy destrozando tu vida, que sin mí podrías trabajar. Y sé que lo harás. Verás que ni siquiera puedo escribir esto adecuadamente. No puedo leer. Lo que quiero decir es que te debo toda la felicidad de mi vida. Has sido totalmente paciente conmigo e increíblemente bueno. Quiero decirte que… Todo el mundo lo sabe. Si alguien pudiera haberme salvado, habrías sido tú. No me queda nada excepto la certeza de tu bondad. No puedo seguir destrozando tu vida por más tiempo.

No creo que dos personas pudieran haber sido más felices de lo que lo hemos sido nosotros.

V. “

Publicado en Lecturas

Contrato Único

Imagen

Sorpresa para hoy. El País se declara a favor del Contrato Único. Ese mismo que rechaza numantinamente el cuarteto reaccionario formado por PP, PSOE, Patronal y Sindicatos.

Teniendo en cuenta la influencia que (incomprensiblemente) sigue teniendo el diario de PRISA como gran referente socialdemócrata, creo que es una muy buena noticia su apoyo al Contrato Único. Para que la gente deje de verlo absurdamente como una maldad “neoliberal”. El País lo hace apelando de manera populista a la “juventud condenada”, pero es igual. El Contrato Único es una medida fundamental para acabar con la dualidad y la esclerosis de nuestro mercado laboral, para modernizar su viejo marco cutre, rígido y carcelario. Un Contrato Único con indemnización creciente es algo tan razonable que solo una casta calcificada puede seguir oponiéndose, como es el caso.

Bueno. Poco a poco y a lo tonto, tal vez podamos ir desmantelando las estructuras jurásicas que siempre han lastrado a nuestra economía. Al margen de que se lograra esa bendición para nuestro mercado laboral que sería el Contrato Único, otro movimiento fundamental sería desmontar de una vez el tinglado pantagruélico de las AAPP. Las diputaciones inútiles y la jungla de ayuntamientos, entre muchas otras cosas. Lo que permitiría no tener que freir a impuestos a ciudadanos, emprendedores y empresas, con el único objeto de mantener al Mastodonte Estatal. Eso, junto a la reactivación del crédito, dinamizaría la economía, el consumo y la creacion de empleo.

Aunque el aligeramiento del Estado y una fiscalidad baja es más un sueño que otra cosa, teniendo en cuenta nuestra desgraciada cultura estatista. Pero vaya.

Quizá este país pueda tener arreglo a pesar de todo. No hay que hacerse demasiadas ilusiones, pero ya veremos. El Contrato Único sería una gran válvula de escape para una cifra de desempleo insoportable y la base de un marco laboral infinitamente más flexible, moderno y con oportunidades.

Publicado en Política y Sociedad

Xavier Sala Martín y el amor

Estan-relacionados-el-amor-y-l_54373243329_53699622600_601_341

En su mini disertación de hoy en la web de La Vanguardia, el economista neoliberal declara que “el mundo está lleno de amor”.

Tras analizar una serie de datos por países, Xavier Sala Martín concluye que “cuanto más rico es el país más fluye el amor”.

Sus explicaciones aqui:

http://videos.lavanguardia.com/economia/20130507/54373243329/sala-i-martin-amor-economia.html

Publicado en Política y Sociedad

Micrófonos

montilla-puchero

Ah, Montilla. Pensábamos que era un tipo más bien simple y sin luces, especie de muñequito de trapo en la mano juguetona de Carod-Rovira, figurita de plastilina de la calle Nicaragua.

Ahora vemos que bajo su mandato se produjeron en Cataluña sucesos frente a los cuales el Watergate fue una gamberrada de chiquillería callejera, pelota y cristal roto.

Espionaje y escuchas, micrófono y cableado oculto. La Vida de los Otros en La Camarga. Descubrimos que Montilla era tan complejo y malvado como el mismísimo Richard Nixon. Ahora necesitaríamos algo que no tenemos: un David Frost que durante dias y semanas desmadejara esa complejidad y esa maldad para la audiencia. Que le arrancara al Yago disléxico confesiones, frases para la historia.

Yo anhelaría algún titular explosivo como aquel que Nixon le regaló a Frost, tras muchas horas de agotadora entrevista televisada: ” Si el presidente lo hace, entonces NO ES delito!” Algo que rebelaría a nuestro tranquilo socialdemócrata como un secreto lector de Carlyle; un republican en el sentido más estadounidense y cafre. ¿Como podría explicarse si no lo que vino después?

Es increíble lo que el tiempo nos va descubriendo. Como nos obliga a redefinir las biografías, los personajes. Montilla era una oscura criatura shakespeariana, especie de Macbeth alopécico. Vemos ahora que Carod a su lado no llegaba ni a brujita de prólogo.

http://www.elmundo.es/elmundo/2013/02/11/barcelona/1360588153.html

Publicado en Política y Sociedad

The Night of The Hunter, 1955

1220_2_nigh_90

No me canso de ver Night of the Hunter. Es un enfrentamiento entre el Bien y el Mal (nada nuevo) en un entorno pastoral de llanuras infinitas, de cosechas laboriosas, granjas, ríos e iglesias; de gente campestre profundamente estadounidense, como salida de ese American Gothic, la pintura quintaesencial de Grant Wood. El Bien y el Mal, como en Melville, Tolkien o El Génesis. El Mal es aquí gratuito y puro, y no parece consecuencia de la injusticia, la miseria o la desestructuración. Simplemente es: forma parte de la realidad del mundo. Robert Mitchum es un psicópata de Biblia y cuchillo, y que nadie busque una explicación de su maldad criminal. No la hay, o la historia la ignora: el tipo es así. Es su carácter o su naturaleza. Lo percibe rápidamente el espectador en su alucinante monólogo inicial, tras cometer un primer crimen: mientras conduce el automóvil sin techo sobre la llanura hablándole a ese Dios que ahí está, supuestamente colgando en el cielo, escuchando sus razones. Un espeluznante diálogo, a la altura del de Norman Bates y su madre, en una película que aún estaba por hacer.

Mitchum es la compleja (por incomprensible) expresión del Mal. ¿Y el Bien? El Bien es simplemente el de aquellas gentes que viven y trabajan en esa Virginia Occidental de la Depresión, que van a la iglesia con fe de autómatas o sin fe, que conversan y festejan bajo el tórrido cielo del casi medio oeste. Los pequeños hijos de Shelley Winters (dos de los actores infantiles más formidables que se hayan visto en una pantalla) son el “Bien” que escapa, a través de los campos, y de la noche, y duermen en granjas abandonadas, o se deslizan en barca sobre silenciosos lagos nocturnos. Huyendo de ese Leaning on the Everlasting Arm, el aterrador estribillo del reverendo.

Hay momentos de estremecedora poesía en Night of the Hunter. Como ese en que los dos pequeños hermanos escapan por un pelo de Mitchum, empujando la barca un segundo antes de que el reverendo asesino pueda arrojar su corpachón en ella. A continuación, Laughton nos regala unos minutos mágicos, de terrores infantiles, sueño y música. Esa barca moviéndose en la soledad de la noche estrellada, la indefensión de los niños, la inocencia y la voluntad. Un momento Mark Twain, vagamente gótico.

Algo esencial en la increíble (y única) película de Charles Laughton: aquí el Bien sabe defenderse. Quizá porque ser “Bien” es algo abnegado y costoso, un nada fácil ejercicio de autodisciplina, sobre todo en esa Depresión, en esos tiempos difíciles en los que el Mal forzosamente crece. Lillian Gish acoge a los niños fugitivos, ya huérfanos, y planta cara por ellos y por un espacio moral (el suyo), trabajado y que cree recto; lo hace con su Biblia y sus sermones, y con historias y cánticos. Pero también con energía y valor, y con un rifle más grande que ella misma.

Publicado en Cine

Generación X, variante española

Sobre la variante española de la generación X

¿Qué fue de la Generación X, básicamente aquellos nacidos a lo largo de los setenta, año arriba, año abajo?  Su versión española ha sido especialmente desgraciada. Hacia 1995-96 se van asomando al mundo adulto, a la dura vida responsable, las profesiones, el mundo laboral, la búsqueda de vivienda y los laboriosos (luego no tanto) créditos. ¿Qué se encontraron? Pues, tachán, una España en crisis, en recesión económica desde como mínimo 1993, con un paro superior al 20%, y un reguero de corruptelas y escándalos, además de una insoportable crispación mediática. Y un reciente cambio de gobierno que se lanzaba a reformas impopulares. ¿Nos suena todo esto de algo?

Pero además, había que bregar en la época con una desventaja muy grave: en 1996 no había Internet (en la práctica), ni redes sociales, ni smartphones, ni vuelos lowcost. Irte a Londres, por ejemplo, era una aventura nada barata y casi temeraria. Y el abrelatas de las relaciones sociales y afectivas era todavia penosamente analógico. Había que lanzarse a la calle, al campus, a los cafés, al mundo noctámbulo o a los anuncios por palabras.

En 1996, Pedro Maestre, un joven de 29 años hoy olvidado, ganó el Nadal con su novela Matando dinosaurios con tirachinas. Alguien debería reeditarla. Al igual que el autor, su protagonista era un joven licenciado que no encontraba trabajo ni de coña y se dedicaba a masticar su hastío. Año 1996. Luego vendría en España una década de crecimiento económico caótico y bastante falsario, pero que nos hizo creer que el cutrerío ancestral del país quedaba atrás.

Bien. ¿Qué se nos ofrece hoy, entre 15 y 20 años más tarde, en este país? Pues más o menos lo mismo que entonces: un panorama de paro, recesión y corrupción. Vuelta al punto de partida. Qué asco, ¿no?, para esa antigua generación X que, ahora como treintañeros tardíos o cuarentones, además ya no están en el centro de los desvelos populistas de gobiernos y medios. Y es que una nueva generación joven, los nacidos a partir de 1981 (digamos) es ahora la estrella y nueva víctima, la última de la serie. La diferencia ahora, para los hastiados y estafados X que casi dos décadas después vuelven atónitos a la España de Pedro Maestre, es la existencia en 2013 de unas  potentes herramientas tecnológicas que nos permiten moldear nuestra realidad como nunca antes. Y que son la única esperanza de sobreponerse creativamente a esta estafa de país, o de sociedad.Y evitar la sensación de que nos vuelven a colocar en la misma parada de autobus tras desvalijarnos durante la carrera.

Y con una ventaja adicional: la de saber muy bien como eran las cosas antes. Como eran aquellos años noventeros todavía más tristones en los que había que recurrir al Primeramà, poner anuncios en los tablones, coger el metro para pagar un recibo, buscar un buzón para enviar un CV o ahorrar para permitirse un modesto citybreak. Y justamente por eso valoramos más lo que tenemos ahora en las manos, todo eso que entonces hubiera sido una fantasía futurista. Al final resultará que la X es una generación de privilegio, de perspectiva inmejorable e intransferible.

Blur, The Universal (1995)

Publicado en Política y Sociedad

Amy Martin: mujer soñada

Juro por mi alma que no puedo recordar cómo, cuándo ni siquiera dónde conocí a Amy. 

Largos años han transcurrido desde entonces y el sufrimiento ha debilitado mi memoria. O quizá no puedo rememorar ahora aquellas cosas porque, a decir verdad, el carácter de mi amada, su raro saber, su belleza singular y, sin embargo, plácida, y la penetrante y cautivadora elocuencia de su voz profunda y musical, se abrieron camino en mi corazón con pasos tan constantes, tan cautelosos, que me pasaron inadvertidos e ignorados. 

No obstante, creo haberla conocido y visto, las más de las veces, en una vasta, ruinosa ciudad cerca del Rin. Seguramente le oí hablar de su familia. No cabe duda de que su estirpe era remota. ¡Amy, Amy! “

269325_556116604399089_377834821_n

Muchísimas gracias a Javier Mulas por este maravilloso regalo a nuestro legado poético. Su Amy es una espléndida criatura de la imaginación, una deliciosa mujer soñada, digna ya de figurar en el mismo panteón que Ligeia, Morella, Berenice o cualquiera de las demás inolvidables figuras femeninas del devocionario de Edgar Allan Poe.

Por tu romanticismo y tu sentido estético, por esa sensibilidad a flor de piel, gracias, Javier.

Y desde luego nuestro agradecimiento también para Javier Caldera y la Fundación Ideas, sin los cuales nada hubiera sido posible. A todos, gracias!

El PSOE abre expediente de expulsión a Mulas por el escándalo de la Fundación Ideas

Publicado en Política y Sociedad

Duran y el misterio de la Isla de Pascua

rapanui

 

Durán i Lleida se ha escondido en Chile y allí seguirá hasta que escampe. O eso confía. Ayer declaró por teléfono, y lo repitió tres veces, que no piensa dimitir. Literal: “Duran Lleida no piensa dimitir, Durán Lleida no piensa dimitir, Durán Lleida no piensa dimitir“. Eso dijo a una emisora catalana, por si a alguien le quedaba duda, y usó una casi mayestática tercera persona. La esfinge de Huesca aguantará hasta que escampe. Duran i Lleida, distante e impertérrito, como lleva desde hace décadas, aferrado a su sillita.

El personaje sabe muy bien como funciona la política de su país, España (“deja que pase el primer aluvión mediático, que pronto vendrá otra cosa a substituirlo, tú aguanta, aguanta ahí en Chile, vete a tomar el sol a la Isla de Pascua, tómate algo, que cuando vuelvas, habrá otro bajo el foco, quizá de CDC”).

¿Y esas estatuas de la Isla, por cierto? Es absolutamente extraordinario su parecido con Duran y Lleida. Son tan idénticas al pájaro de Huesca que uno siente vértigo antropológico, el horror de los misterios antiguos, el pasar las páginas del Gigamesh. Es aterrador, pero esas figuras de piedra, de desconocido origen, parecerían haber sido talladas a partir de una imagen del Cerillu. Se me acaba de ocurrir y es curiosísimo. ¿Se hace al fin la luz en este profundo misterio?

¿Tenía la divinidad de la que surgieron, en cuya imagen se inspiraron, algún tipo de relación física o espiritual con el Cerillu?. ¿Algo que remontó los siglos?

Publicado en Política y Sociedad

Finales

I

“Si quieres un final feliz, eso depende, por supuesto, de en dónde detengas tu historia” Orson Welles, 1970

Cierto y el final escogido transforma radicalmente la historia. La rehace y rehace su significado, su mensaje, su estética y sus esperanzas. Coge It is a Wonderful Life, el más delicioso cuento navideño, y córtala en el momento en que James Stewart decide suicidarse, ahí inclinado en el puente sobre el rio resonante y oscuro. Poco antes de la aparición del ángel sarcástico y bonachón.

Coloca ahí el final y arranca los títulos de crédito. Convertirás un cuento de hadas humanista en un angustioso drama nihilista.

Otro: la secuencia final de Les 400 coups. No puedo imaginarla sin ese final. Impregna toda la historia de una felicidad extraña y dolorosa.

Publicado en Cine

Ley Wert: nuevo conflicto

312701_531373023540114_166287264_n

La que sigue es mi opinión sobre el nuevo berenjenal.

En relación a Cataluña y sus exigencias, la Transición Política se basó en el siguiente equilibrio: el Estado permitía al catalanismo modelar Cataluña a su imagen y semejanza, a cambio de la aceptación (total o parcial) por parte del catalanismo del marco y del proyecto español. Esa fue la clave del pacto PSC-PSOE y de la izquierda española con el conjunto del catalanismo de izquierdas (PSUC-PCE fue el otro par). Y también ha sido clave de los más recientes acuerdos (mucho más polarizados) entre las derechas catalana (CIU) y española (PP).

Pero el catalanismo ha cometido el error de posicionarse contra el Estado antes de tiempo, sin tener aún la fruta madura del todo (su objetivo fue siempre la independencia en algún momento del futuro), en un mal cálculo de correlación de fuerzas. Y ahora es el Estado el que se siente con manos libres para posicionarse frente al catalanismo. Wert, o quien corresponda, va a ponerse a demoler todos los ídolos del catalanismo, ya sin complejos, incluidos los más “sagrados”, como la lengua. Se ha roto la baraja.

Y ahora va en serio. Se han acabado las bromas. 30 años después, las máscaras de unos y otros han caído. Hasta ahora solo hubo intromisiones intermitentes y más bien débiles por parte del Estado en el desarrollo del proyecto nacional catalán. Ahora la norma será la confrontación decidida y sin remilgos.

La agonía del PSC simboliza otra agonía: la de los equilibrios de la Transición entre el Estado central y el catalanismo de las esencias. En los próximos meses y años veremos y oiremos cosas inéditas desde 1976.

¿Es posible alguna salida? La llave la tiene, exactamente igual que en 1977, el PSC.

Publicado en Política y Sociedad
HEXAGONO/BABEL
©SerafinGLeon 2006/13
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Mi Suite 101.net / Artículos
Eastbound R – Book Reviews
Ciencia y Cultura
abril 2014
L M X J V S D
« mar    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  
Cine de red – reseñas
PetitCity – BCN/ Madrid/ London – Culture for kids

Javier Marías

Michel Houellebecq

St.
wordpress stats plugin
Flickr
Más fotos
Sígueme en Twitter
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: