emily-dickinson1

(Pero ocurre que yo creo en la verdad. La verdad existe, y la belleza en la verdad)

Morí por la Belleza, pero apenas
acomodada en la Tumba,
Uno que murió por la Verdad -yacía
En un cuarto contiguo.

Me preguntó en voz baja por qué morí.
Por la Belleza -repliqué-
Y yo por la Verdad. Las dos son una,
Somos Hermanos
-dijo.

Y así, como Parientes, reunidos una Noche
Hablamos de un cuarto a otro
hasta que el Musgo alcanzó nuestros labios
y cubrió nuestros nombres.

Emily Dickinson

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: