archivo

Política

deda64afb461d33bf0c66be91e515ab6A la altura de mediados de 2015, ha sucedido algo que hubiese sido impensable hace solo un par de años: la pugna entre C’s y UPyD de pronto se resuelve de manera fulminante a favor del primero. Tanto es así que no son pocas las voces que apuntan a una desaparición del partido de Rosa Díez tras las próximas generales de finales del presente año.

UPyD ha cometido muchos errores respecto a Ciudadanos. Díez parece haberse atrincherado al frente del partido y se ha puesto a dar vueltas de tuerca a su contestada estrategia, prácticamente desoyendo toda crítica interna o externa. No solo ha dado un portazo (en realidad varios) a cualquier convergencia con C’s, en algún caso con formas casi estalinistas (recordemos lo de Sosa Wagner), sino que en los últimos meses, en especial en la campaña andaluza, parece haber ordenado a los suyos que se dediquen a lanzar a C’s ataques destemplados y casi grotescos. Y así lo han hecho, sobre todo en las redes sociales. Triste espectáculo en un partido que se creía llamado a liderar la nueva política y a ocupar importantes espacios de poder: verse reducido a pelearse por migajas con otro partido próximo ideológicamente y (al menos hasta ahora) también pequeño.

Con todo, no olvidemos ni despreciemos el valioso trabajo que ha venido haciendo UPyD desde su aparición en 2007. La regeneración de la que tanto se habla ahora es algo por lo que el partido magenta lleva tiempo esforzándose con tesón y honestidad, de una manera muy palpable. Y es humanamente comprensible la actual irritación de UPyD hacia el fenómeno Ciudadanos. Tal vez piensen que un partido como C’s, “nuevo” al menos en lo que respecta a la política española, se les ha comido la merienda. Y va a llevarse las glorias político-mediáticas del impulso de regeneración. O dicho de otro modo menos lírico: va a hacerse con el poder institucional, la representación, los escaños, los recursos económicos, a una escala a la que jamás ha tenido acceso UPyD, y a la que creía tener más derecho que nadie.  Read More

Anuncios

Sorpresa para hoy. El País se declara a favor del Contrato Único. Ese mismo que rechaza numantinamente el cuarteto reaccionario formado por PP, PSOE, Patronal y Sindicatos.

Teniendo en cuenta la influencia que (incomprensiblemente) sigue teniendo el diario de PRISA como gran referente socialdemócrata, creo que es una muy buena noticia su apoyo al Contrato Único. Para que la gente deje de verlo absurdamente como una maldad “neoliberal”. El País lo hace apelando de manera populista a la “juventud condenada”, pero es igual. El Contrato Único es una medida fundamental para acabar con la dualidad y la esclerosis de nuestro mercado laboral, para modernizar su viejo marco cutre, rígido y carcelario. Un Contrato Único con indemnización creciente es algo tan razonable que solo una casta calcificada puede seguir oponiéndose, como es el caso.

Bueno. Poco a poco y a lo tonto, tal vez podamos ir desmantelando las estructuras jurásicas que siempre han lastrado a nuestra economía. Al margen de que se lograra esa bendición para nuestro mercado laboral que sería el Contrato Único, otro movimiento fundamental sería desmontar de una vez el tinglado pantagruélico de las AAPP. Las diputaciones inútiles y la jungla de ayuntamientos, entre muchas otras cosas. Lo que permitiría no tener que freir a impuestos a ciudadanos, emprendedores y empresas, con el único objeto de mantener al Mastodonte Estatal. Eso, junto a la reactivación del crédito, dinamizaría la economía, el consumo y la creacion de empleo.

Aunque el aligeramiento del Estado y una fiscalidad baja es más un sueño que otra cosa, teniendo en cuenta nuestra desgraciada cultura estatista. Pero vaya.

Quizá este país pueda tener arreglo a pesar de todo. No hay que hacerse demasiadas ilusiones, pero ya veremos. El Contrato Único sería una gran válvula de escape para una cifra de desempleo insoportable y la base de un marco laboral infinitamente más flexible, moderno y con oportunidades.

Estan-relacionados-el-amor-y-l_54373243329_53699622600_601_341

En su mini disertación de hoy en la web de La Vanguardia, el economista neoliberal declara que “el mundo está lleno de amor”. Tras analizar una serie de datos por países, Xavier Sala Martín concluye que “cuanto más rico es el país más fluye el amor”.

Sus explicaciones aqui:

http://videos.lavanguardia.com/economia/20130507/54373243329/sala-i-martin-amor-economia.html

montilla-puchero

Ah, Montilla. Pensábamos que era un tipo más bien simple y sin luces, especie de muñequito de trapo en la mano juguetona de Carod-Rovira, figurita de plastilina de la calle Nicaragua.

Ahora vemos que bajo su mandato se produjeron en Cataluña sucesos frente a los cuales el Watergate fue una gamberrada de chiquillería callejera, pelota y cristal roto.

Espionaje y escuchas, micrófono y cableado oculto. La Vida de los Otros en La Camarga. Descubrimos que Montilla era tan complejo y malvado como el mismísimo Richard Nixon. Ahora necesitaríamos algo que no tenemos: un David Frost que durante dias y semanas desmadejara esa complejidad y esa maldad para la audiencia. Que le arrancara al Yago disléxico confesiones, frases para la historia.

Yo anhelaría algún titular explosivo como aquel que Nixon le regaló a Frost, tras muchas horas de agotadora entrevista televisada: ” Si el presidente lo hace, entonces NO ES delito!” Algo que revelaría a nuestro tranquilo socialdemócrata como un secreto lector de Carlyle; un republican en el sentido más estadounidense y cafre. ¿Como podría explicarse si no lo que vino después?

Es increíble lo que el tiempo nos va descubriendo. Como nos obliga a redefinir las biografías, los personajes. Montilla era una oscura criatura shakespeariana, especie de Macbeth alopécico. Vemos ahora que Carod a su lado no llegaba ni a brujita de prólogo.

http://www.elmundo.es/elmundo/2013/02/11/barcelona/1360588153.html

Juro por mi alma que no puedo recordar cómo, cuándo ni siquiera dónde conocí a Amy. 

Largos años han transcurrido desde entonces y el sufrimiento ha debilitado mi memoria. O quizá no puedo rememorar ahora aquellas cosas porque, a decir verdad, el carácter de mi amada, su raro saber, su belleza singular y, sin embargo, plácida, y la penetrante y cautivadora elocuencia de su voz profunda y musical, se abrieron camino en mi corazón con pasos tan constantes, tan cautelosos, que me pasaron inadvertidos e ignorados. 

No obstante, creo haberla conocido y visto, las más de las veces, en una vasta, ruinosa ciudad cerca del Rin. Seguramente le oí hablar de su familia. No cabe duda de que su estirpe era remota. ¡Amy, Amy! “

269325_556116604399089_377834821_n

Muchísimas gracias a Javier Mulas por este maravilloso regalo a nuestro legado poético. Su Amy es una espléndida criatura de la imaginación, una deliciosa mujer soñada, digna ya de figurar en el mismo panteón que Ligeia, Morella, Berenice o cualquiera de las demás inolvidables figuras femeninas del devocionario de Edgar Allan Poe.

Por tu romanticismo y tu sentido estético, por esa sensibilidad a flor de piel, gracias, Javier.

Y desde luego nuestro agradecimiento también para Javier Caldera y la Fundación Ideas, sin los cuales nada hubiera sido posible. A todos, gracias!

El PSOE abre expediente de expulsión a Mulas por el escándalo de la Fundación Ideas

rapanui

Durán i Lleida se ha escondido en Chile y allí seguirá hasta que escampe. O eso confía. Ayer declaró por teléfono, y lo repitió tres veces, que no piensa dimitir. Literal: “Duran Lleida no piensa dimitir, Durán Lleida no piensa dimitir, Durán Lleida no piensa dimitir“. Eso dijo a una emisora catalana, por si a alguien le quedaba duda, y usó una casi mayestática tercera persona. La esfinge de Huesca aguantará hasta que escampe. Duran i Lleida, distante e impertérrito, como lleva desde hace décadas, aferrado a su sillita.

El personaje sabe muy bien como funciona la política de su país, España (“deja que pase el primer aluvión mediático, que pronto vendrá otra cosa a substituirlo, tú aguanta, aguanta ahí en Chile, vete a tomar el sol a la Isla de Pascua, tómate algo, que cuando vuelvas, habrá otro bajo el foco, quizá de CDC”).

¿Y esas estatuas de la Isla, por cierto? Es absolutamente extraordinario su parecido con Duran y Lleida. Son tan idénticas al pájaro de Huesca que uno siente vértigo antropológico, el horror de los misterios antiguos, el pasar las páginas del Gigamesh. Es aterrador, pero esas figuras de piedra, de desconocido origen, parecerían haber sido talladas a partir de una imagen del Cerillu. Se me acaba de ocurrir y es curiosísimo. ¿Se hace al fin la luz en este profundo misterio?

¿Tenía la divinidad de la que surgieron, en cuya imagen se inspiraron, algún tipo de relación física o espiritual con el Cerillu?. ¿Algo que remontó los siglos?

312701_531373023540114_166287264_n

La que sigue es mi opinión sobre el nuevo berenjenal.

En relación a Cataluña y sus exigencias, la Transición Política se basó en el siguiente equilibrio: el Estado permitía al catalanismo modelar Cataluña a su imagen y semejanza, a cambio de la aceptación (total o parcial) por parte del catalanismo del marco y del proyecto español. Esa fue la clave del pacto PSC-PSOE y de la izquierda española con el conjunto del catalanismo de izquierdas (PSUC-PCE fue el otro par). Y también ha sido clave de los más recientes acuerdos (mucho más polarizados) entre las derechas catalana (CIU) y española (PP).

Pero el catalanismo ha cometido el error de posicionarse contra el Estado antes de tiempo, sin tener aún la fruta madura del todo (su objetivo fue siempre la independencia en algún momento del futuro), en un mal cálculo de correlación de fuerzas. Y ahora es el Estado el que se siente con manos libres para posicionarse frente al catalanismo. Wert, o quien corresponda, va a ponerse a demoler todos los ídolos del catalanismo, ya sin complejos, incluidos los más “sagrados”, como la lengua. Se ha roto la baraja.

Y ahora va en serio. Se han acabado las bromas. 30 años después, las máscaras de unos y otros han caído. Hasta ahora solo hubo intromisiones intermitentes y más bien débiles por parte del Estado en el desarrollo del proyecto nacional catalán. Ahora la norma será la confrontación decidida y sin remilgos.

La agonía del PSC simboliza otra agonía: la de los equilibrios de la Transición entre el Estado central y el catalanismo de las esencias. En los próximos meses y años veremos y oiremos cosas inéditas desde 1976.

¿Es posible alguna salida? La llave la tiene, exactamente igual que en 1977, el PSC.

mas2

Durante tres meses Artur Mas ha tensionado extraordinariamente a la sociedad catalana, hasta el punto de verse ya en ella signos preocupantes de desgarro. Signos de acercarse a aquello que la izquierda catalana luchó por evitar a toda costa durante 30 años: ni más ni menos que la fractura social catalana en torno al origen y la identidad. Hasta el punto de aceptar mimetizarse con el nacionalismo y perder una elección tras otra: tal fue su capacidad de sacrificio. Y esto yo se lo reconoceré siempre a esa izquierda “nacional”, estando como estoy en las antípodas de su ideario.

Y ahora viene este irresponsable, este iluminado, este Mas, y lo hace saltar todo por los aires. No solo fractura y tribaliza agriamente a la sociedad catalana, sino que la convierte políticamente en un pequeño rompecabezas multicolor que casi nos devuelve a escenas de 1977. Pero lo más grave es que el tipo se ha complicado extraordinariamente el día a día: es decir, la gestión cotidiana de la realidad económica catalana, tras haber perdido 12 escaños (él, que quería una mayoría excepcional para tener un control total de la acción política) y depender más que nunca de otros. ¿Cómo piensa seguir el señor Mas con sus decididas políticas de control del gasto público y de saneamiento de la economía, tanto que alardeaba él de “protestante”, de vanguardia de la austeridad?

Ahora el PP(C) se va a dedicar a torpedearlo de manera salvaje en el Parlamento catalán. Sí, Arturo: ahora es Alicia quien va a “ir al notario”, como si dijéramos. ¿Piensa el señor Mas, como alternativa, convertir a ERC a la causa de la austeridad merkeliana, mientras prosiguen juntos la gloriosa senda de la libertad y del famoso dret a decidir?

El señor Artur Mas es el peor político con responsabilidades de gobierno que haya habido en España desde la Transición Política. Destruyendo equilibrios sociales y culturales trabajosamente logrados, que incluyeron muchas renuncias de mucha gente en el pasado. Digámoslo una vez más: Hay partidos que desde 1980 renunciaron a ganar unas elecciones solo para evitar cuestionar la unidad civil de Catalunya. Tras el genial adelanto del Señor Mas, los soberanistas mantienen su gran fuerza, sí, pero el voto que rechaza, no ya la independencia, sino el relato básico del catalanismo, ese relato en torno al cual se ha construido la centralidad política catalana, roza el 25% . He ahí otro “legado” de la irreflexiva estrategia del señor Mas. La cohesión interna de Catalunya solo la salvará ya el restablecimiento del antiguo “airbag” catalán, como lo llama el brillante Antoni Puigverd: es decir, el Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC). Esperemos que se restablezca dicho airbag. Porque sino, esto acaba otra vez como el rosario de la aurora.

Artur Mas ha atomizado y debilitado la política catalana, volviéndola casi ingobernable, solo para servir a su proyecto personal de Garibaldi de casal de barrio. Ha sembrado desconfianzas, irritaciones y hasta odios a su paso. También reverencias y adhesiones religiosas, desde luego. Y encima ha puesto a Catalunya bajo el aterrador foco de los medios financieros anglosajones.

Convirtiendo la geometría parlamentaria y los posibles apoyos al Govern en un lio del demonio, nadie sabe como vamos a salir de este berenjenal en el que nos ha metido este Moisés de baratillo. Pero si le quedara un mínimo de verguenza, el señor Artur Mas i Gavarró debería presentar su dimisión, coger un avión y desaparecer de la política catalana. Pero como buen españolazo que es, no lo hará.

550136_514257351918348_656753104_nAntoni Puigverd nos habla del mito de la “unidad civil catalana” y los peligros que la acechan en la nueva etapa. El suyo es uno de los escasos artículos cautelosos y no laudatorios que se escriben estos dias en torno al “proceso”, en la nueva Vanguardia “intervenida”.

(Por cierto que al Conde de Godó deben tenerlo metido en algún maletero de Sarria-Sant Gervasi; y el pobre Antich ya solo se atreve a editorializar sobre política internacional).

Por primera vez desde la transición ese mito, el de que “Catalunya és un sol poble”, una comunidad de gentes apiñadas en la defensa de su identidad -con algún que otro nazgul por ahí suelto- va a verse seriamente cuestionado y zarandeado. Y no solo por las habituales bestias negras mediáticas del nacionalismo (Intereconomía, Es Radio, etc).

Puigverd escribe desde ese nacionalismo flamantemente soberanista y a pesar de exhibir algunos lugares comunes y etiquetados y generalizaciones típicas, creo que da bastante en el clavo, con un análisis serio y no tan complaciente.

Se desprende que Artur Mas debería tentarse bien la ropa en este trozo de cuerda sobre el que transita. Cataluña es una pequeña roca incrustada desde hace siglos en otra algo más grande: España. En lo político, económico, social y cultural. Y desde luego desde mucho antes de 1714.

La pregunta que debe estar haciéndose Mas estos dias es si es de verdad posible desincrustarla sin que se haga pedazos.

http://www.lavanguardia.com/opinion/articulos/20121026/54353490187/antoni-puigverd-divide-et-impera.html

duran i lleida 1

Preparados ya para la enésima Marcha sobre Roma del nacionalismo catalán. Los diarios ya la proclaman histórica y masiva, sin haberse todavía producido. Lo será, sin ninguna duda. Ya está decidido. Y es verdad, todo hay que decirlo, que las esteladas se han agotado en los bazares de los chinos.

La mani estará encabezada por la pancarta “Catalunya, nou Estat d’Europa”. Artur Mas proclama que estará presente en la manifestación con “el corazón y el espíritu”, aunque no fisicamente, pues es el “presidente de todos los catalanes”. El verdirrojo Joan Herrera (IC-V) se declara federalista (?), pero al mismo tiempo pide “un Estado propio para Catalunya”, y allí estará él, como no, en la mani.

Por su parte, el amigo Pere Navarro (PSC) y nuestro entrañable cerillu Duran Lleida (UDC) tampoco se la perderán. Exigirán, no la independencia claro está, sino el pacto fiscal (Cerillu) y aún no se ha podido averiguar bien qué (Navarro), a estas alturas de la noche.

Creo que yo tambien me voy a pedir un buen Referendum por la Independencia, qué diablos. El “dret a decidir”. Y que sea pronto por favor. Con una pregunta bien clara y sobre todo también una respuesta (Si o No). Como la del referéndum que inteligentemente Cameron ha concedido a los nacionalistas escoceses para 2014, poniéndolos en un verdadero brete.

Sí. Exijamos ya el “dret a decidir”. Algún dia habrá que salir de este caos ideológico del que vive tanto mamón.

A %d blogueros les gusta esto: