Micrófonos

montilla-puchero

Ah, Montilla. Pensábamos que era un tipo más bien simple y sin luces, especie de muñequito de trapo en la mano juguetona de Carod-Rovira, figurita de plastilina de la calle Nicaragua.

Ahora vemos que bajo su mandato se produjeron en Cataluña sucesos frente a los cuales el Watergate fue una gamberrada de chiquillería callejera, pelota y cristal roto.

Espionaje y escuchas, micrófono y cableado oculto. La Vida de los Otros en La Camarga. Descubrimos que Montilla era tan complejo y malvado como el mismísimo Richard Nixon. Ahora necesitaríamos algo que no tenemos: un David Frost que durante dias y semanas desmadejara esa complejidad y esa maldad para la audiencia. Que le arrancara al Yago disléxico confesiones, frases para la historia.

Yo anhelaría algún titular explosivo como aquel que Nixon le regaló a Frost, tras muchas horas de agotadora entrevista televisada: ” Si el presidente lo hace, entonces NO ES delito!” Algo que revelaría a nuestro tranquilo socialdemócrata como un secreto lector de Carlyle; un republican en el sentido más estadounidense y cafre. ¿Como podría explicarse si no lo que vino después?

Es increíble lo que el tiempo nos va descubriendo. Como nos obliga a redefinir las biografías, los personajes. Montilla era una oscura criatura shakespeariana, especie de Macbeth alopécico. Vemos ahora que Carod a su lado no llegaba ni a brujita de prólogo.

http://www.elmundo.es/elmundo/2013/02/11/barcelona/1360588153.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: