Amy Martin: mujer soñada

Juro por mi alma que no puedo recordar cómo, cuándo ni siquiera dónde conocí a Amy. 

Largos años han transcurrido desde entonces y el sufrimiento ha debilitado mi memoria. O quizá no puedo rememorar ahora aquellas cosas porque, a decir verdad, el carácter de mi amada, su raro saber, su belleza singular y, sin embargo, plácida, y la penetrante y cautivadora elocuencia de su voz profunda y musical, se abrieron camino en mi corazón con pasos tan constantes, tan cautelosos, que me pasaron inadvertidos e ignorados. 

No obstante, creo haberla conocido y visto, las más de las veces, en una vasta, ruinosa ciudad cerca del Rin. Seguramente le oí hablar de su familia. No cabe duda de que su estirpe era remota. ¡Amy, Amy! “

269325_556116604399089_377834821_n

Muchísimas gracias a Javier Mulas por este maravilloso regalo a nuestro legado poético. Su Amy es una espléndida criatura de la imaginación, una deliciosa mujer soñada, digna ya de figurar en el mismo panteón que Ligeia, Morella, Berenice o cualquiera de las demás inolvidables figuras femeninas del devocionario de Edgar Allan Poe.

Por tu romanticismo y tu sentido estético, por esa sensibilidad a flor de piel, gracias, Javier.

Y desde luego nuestro agradecimiento también para Javier Caldera y la Fundación Ideas, sin los cuales nada hubiera sido posible. A todos, gracias!

El PSOE abre expediente de expulsión a Mulas por el escándalo de la Fundación Ideas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: