Mas: Desastre total

mas2

Durante tres meses Artur Mas ha tensionado extraordinariamente a la sociedad catalana, hasta el punto de verse ya en ella signos preocupantes de desgarro. Signos de acercarse a aquello que la izquierda catalana luchó por evitar a toda costa durante 30 años: ni más ni menos que la fractura social catalana en torno al origen y la identidad. Hasta el punto de aceptar mimetizarse con el nacionalismo y perder una elección tras otra: tal fue su capacidad de sacrificio. Y esto yo se lo reconoceré siempre a esa izquierda “nacional”, estando como estoy en las antípodas de su ideario.

Y ahora viene este irresponsable, este iluminado, este Mas, y lo hace saltar todo por los aires. No solo fractura y tribaliza agriamente a la sociedad catalana, sino que la convierte políticamente en un pequeño rompecabezas multicolor que casi nos devuelve a escenas de 1977. Pero lo más grave es que el tipo se ha complicado extraordinariamente el día a día: es decir, la gestión cotidiana de la realidad económica catalana, tras haber perdido 12 escaños (él, que quería una mayoría excepcional para tener un control total de la acción política) y depender más que nunca de otros. ¿Cómo piensa seguir el señor Mas con sus decididas políticas de control del gasto público y de saneamiento de la economía, tanto que alardeaba él de “protestante”, de vanguardia de la austeridad?

Ahora el PP(C) se va a dedicar a torpedearlo de manera salvaje en el Parlamento catalán. Sí, Arturo: ahora es Alicia quien va a “ir al notario”, como si dijéramos. ¿Piensa el señor Mas, como alternativa, convertir a ERC a la causa de la austeridad merkeliana, mientras prosiguen juntos la gloriosa senda de la libertad y del famoso dret a decidir?

El señor Artur Mas es el peor político con responsabilidades de gobierno que haya habido en España desde la Transición Política. Destruyendo equilibrios sociales y culturales trabajosamente logrados, que incluyeron muchas renuncias de mucha gente en el pasado. Digámoslo una vez más: Hay partidos que desde 1980 renunciaron a ganar unas elecciones solo para evitar cuestionar la unidad civil de Catalunya. Tras el genial adelanto del Señor Mas, los soberanistas mantienen su gran fuerza, sí, pero el voto que rechaza, no ya la independencia, sino el relato básico del catalanismo, ese relato en torno al cual se ha construido la centralidad política catalana, roza el 25% . He ahí otro “legado” de la irreflexiva estrategia del señor Mas. La cohesión interna de Catalunya solo la salvará ya el restablecimiento del antiguo “airbag” catalán, como lo llama el brillante Antoni Puigverd: es decir, el Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC). Esperemos que se restablezca dicho airbag. Porque sino, esto acaba otra vez como el rosario de la aurora.

Artur Mas ha atomizado y debilitado la política catalana, volviéndola casi ingobernable, solo para servir a su proyecto personal de Garibaldi de casal de barrio. Ha sembrado desconfianzas, irritaciones y hasta odios a su paso. También reverencias y adhesiones religiosas, desde luego. Y encima ha puesto a Catalunya bajo el aterrador foco de los medios financieros anglosajones.

Convirtiendo la geometría parlamentaria y los posibles apoyos al Govern en un lio del demonio, nadie sabe como vamos a salir de este berenjenal en el que nos ha metido este Moisés de baratillo. Pero si le quedara un mínimo de verguenza, el señor Artur Mas i Gavarró debería presentar su dimisión, coger un avión y desaparecer de la política catalana. Pero como buen españolazo que es, no lo hará.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: