Rescate bancario

Luis_Guindos_ministro_Economia

Algún dia sabremos lo que pasó exactamente el fin de semana pasado. Un Oliver Stone necesitaríamos. El resultado ya lo conocemos: España aceptó un rescate de 100.000 millones de euros que habrá de destinar a un sistema bancario gangrenado y politizado (en un 30%, dicen).

El gobierno pretendía seguir mareando la perdiz hasta lograr el consenso europeo adecuado que permitiera a los bancos españoles pedir el dinero directamente del fondo de rescate, sin que fuera el Estado Español quien lo solicitase. De esa manera, España habría evitado el estigma del “rescate soberano” (como Grecia, Portugal e Irlanda) y habría evitado que la ayuda sobrecargara la deuda pública del Estado que es lo que lleva a la subida de la prima de riesgo y a la dificultad de pescar dinero autónomamente (como Estado) en los mercados de deuda.

Eso es lo que realmente diferenciaba a España del atormentado trio Portugal-Grecia-irlanda: no estábamos en quiebra y podíamos seguir emitiendo bonos de deuda en los mercados, como hacen los Estados más o menos solventes. Es decir: eramos la esposa con un marido fanatizado y tiránico (Merkel et al) pero con una fuente propia de ingresos, lo cual aliviaba nuestra situación y nos confería un margen de libertad.

Pero al no haber conseguido España su propósito de desligarse como Estado del destino de sus bancos, solo hemos conseguido que de momento, se abra ante nosotros la via greco-portuguesa: subida brutal de la prima de riesgo y de la rentabilidad del bono y expulsión de los mercados de deuda. Con lo cual la pobre esposa pierde su sueldo autónomo y queda más que nunca a expensas del marido tiránico.

La situación actual es muy seria, pero nos hemos librado de algo muchísimo peor. Parece ser que había la firme voluntad por parte de algunos Estados de que el pasado sábado se obligara a España a aceptar el rescate global. Eso permitiría a la UE y al eurogrupo centrarse en el inminente berenjenal griego.

Tengo la imagen de un laberinto de rostros electrónicos convergiendo sobre De Guindos, el pasado sábado en la sede del Ministerio. El ministro de Economía en el vórtice de un horror de pantallas digno de ser filmado por los Wachowsky.

Afortunadamente Guindos y su equipo resistieron (tal vez con el estímulo del SMS ugandés de Mariano). Lo cual es bueno. Porque si no, ahora estaríamos en un escenario de verdadera pesadilla: Un anuncio de rescate a la griega (global) de España, pero sin dinero para ello. Peor aún: sin que nadie supiera de donde saldrían los 500.000 mill de euros necesarios. Estaríamos ya fuera de los mercados de deuda (con la prima tal vez a 900) y en una situación mucho más angustiosa.

A veces pienso en qué cosas se estarán tramando justo ahora y que ni siquiera nos imaginamos. Siempre pensé que me había tocado un recodo tranquilo y soleado de la historia, que ésta era solo un libro, una lectura, una novela. Pues al final va a ser que no, y vamos a vivir la historia y sus terrores en vivo y en directo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: