Barry Lyndon, 1975. Stanley Kubrick

Adaptación de una novela inglesa ambientada en el siglo XVIII, de William Thackeray. Un uso inteligente y muy eficaz de las  composiciones clásicas, como es el caso del trio op 100, uno de los tópicos schubertianos.

La tecnología, en auxilio una vez más de la creatividad y el arte. En esta ocasión, unas lentes desarrolladas por Zeiss nada menos que para la Nasa. Las superfast de 50 mm permiten a Kubrick una interesante innovación técnica: la posibilidad de filmar a la luz de las velas o con luz artificial muy escasa, lo que da un excelente realismo de época a la película y acerca su estética a la pintura del XVIII, a Hogarth. Barry Lyndon es, a ratos, pintura en movimiento.

La crítica se mostró muy dividida ante la película, en 1975, aunque gustó mucho en países como Francia, claro. No faltaron quienes la vapulearon. El joven Spielberg, que venía de rodar Tiburón, dijo que ver Barry Lyndon era como pasar el dia entero en el Museo del Prado, sin llevarse el almuerzo. Bueno.

Pero Barry Lyndon ha ido acumulando prestigio con el paso de las décadas y ahora se la considera una de las mejores obras de Stanley Kubrick. Y a pesar de ser una película de época, también se las arregla, como casi todas las obras de Kubrick, para ser eso que llaman un clásico de culto, esencialmente por su tecnología.

Mi secuencia favorita es, como no, la de la seducción por parte de Barry (Ryan O´Neal)  de la condesa Lyndon (Marisa Berenson). Un prodigio estético. No se cuantas veces Kubrick les haría en esta ocasión repetir la toma a los actores, pero el resultado es sin duda esplendido.

Si 2001 una Odisea del Espacio nos mostró la mayor elipsis de la historia del cine, Barry Lyndon nos regala aqui el mejor juego de miradas y Marisa Berenson la caída de pestañas más jodidamente elegante que se haya filmado nunca. Con o sin superlentes Zeiss.

2 comentarios
  1. Horrach dijo:

    A mi juicio, la última gran película de Kubrick, una gozada en términos visuales, con banda sonora insuperable (si algo hacía bien Kubrick, incluso en sus peores obras, era la selección musical). Desde ese momento cada película (las tres que le quedaban) iba a peor.

    saludos

  2. Serafin dijo:

    Hombre, Horrach. Yo creo que las tres películas que vinieron después no están nada mal. Tanto the Shining como Full metal jacket son muy buenas pelis, e incluso la muy criticada Eyes wide shut a mi me parece bastante fascinante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: