“John”, de Cynthia Lennon

.

Confieso que experimento un siniestro placer en hacer pedazos a ciertos iconos progres del panorama politico y audiovisual (por desgracia, hoy lo audiovisual incluye a lo politico). John Lennon es uno de esos iconos. Gandhi, otro con gafitas redondas, es otro. La tentacion de agarrar el martillo y hacer pedazos el busto de escayola es, sencillamente, irresistible.

Vamos con el amigo Lennon. Acaso sobrevalorado, se trata al menos de un artista creativo, estimulante. Algunas de sus piezas son sin duda logradas, cómo no va a venerar este servidor, agnóstico de piedra picada, al tipo que supo colar aquello de And no religion, too?

Otra cosa es el otro Lennon, el gran totem de la conciencia politica, del pacifismo. Entre demasiados cantos en torno al personaje y hagiografias, sobresale esta contundente y aun asi equilibrada exposicion de Cynthia Lennon, su primera mujer y madre de Julian, aquella que fue deshechada, tirada a la papelera (no se me ocurre otra manera de decirlo), tras la violenta infatuation del bueno de John por la japonesita retratista de traseros.

John (2005), de Cynthia Powell Lennon es una narración seria y afectuosa pero tambien madura y descarnada, imprescindible para el equilibrio psicológico del lector mitómano. El Lennon que emerge de esas lineas se nos aparece rabiosamente humano: talentoso, innovador, oportunista, relampagueante, experimentador incansable, espiritu libre, padre deficiente, poeta, energúmeno, políticamente arrojado, socialmente cobarde, original, único. A ratos asqueroso.

Asquerosamente trato a Cynthia cuando decidió poner punto final a sus casi diez años con ella, liquidar su matrimonio y hasta darle en parte la espalda a su hijo Julian, todo para dejarse devorar emocionalmente por la vegetariana. Pero el libro está escrito desde la sobriedad que solo da el paso del tiempo, la perspectiva, el enfriamiento, la comprensión de la vida y de la complejidad del animal humano, de un animal humano.

John nos muestra lo que se ocultaba bajo la rompedora imagen del Lennon de los bed-ins en Amsterdam junto a Yoko, del Imagine y los pianos blancos con la japonesita abriendo y cerrando ventanas, el buen rollito incansable, o los encendidos y agradables cánticos pacifistas.

Cynthia y John Lennon

1 comentario
  1. Nat dijo:

    vaya veo que sabes de Lennon jajaja bueno a mí el de gafitas oriental me cae mejor que conste pero en fin respeto tu opinión

    salu2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: