Puñetazos y análisis lógico

sherlock-holmes-1

Sobre Sherlock Holmes (Guy Ritchie, 2009)

Ni cuando era adolescente me gustaba marchar en manada. Pero el ultimo Boxing Day (o dia de San Esteban, como lo llamamos en España) hice la no pequeña concesion de aventurarme por el más radical centro de Londres, cobijado y protegido por el educado rebaño del London International Club. Un dia es un dia.

Tras unas horas deambulando por las inmediaciones de Baker Street, patria chica real de los imaginarios Holmes y Watson, tras revolver en el pequeño y abarrotado Sherlock Holmes Museum, a reventar de souvenirs de las contundentes criaturas ficticias, convine (insisto, un dia es un dia), junto con los restos de la amable manada policultural de la que era improbable miembro aquella tarde, en ir a echar un vistazo a la recien estrenada Sherlock Holmes. Starring increiblemente a Robert Downey Jr y Jude Law.

La película me produjo una estupefacción ya tranquila, estupor medido y calibrado. Ese Holmes (ese Robert Downey, Jr) era naturalmente una máquina lógica, seguidora de la Ciencia Natural y de la Quimica y aficionada (la máquina lógica) a sorber un poquito de tanto en tanto, por qué no, de esa Quimica. (Holmes eso que bebe usted suele utilizarse para la cirugia ocular, espeta el petimetre y algo chillón Law-Watson). Pero la máquina lógica que es el Holmes de la pantalla (y el de Doyle) también es aqui un dispositivo de concentración y autocontrol y a ratos un remolino golpeamalos habilísimo en el manejo de las artes marciales, japoHolmes. Un Kungfú analitico se gasta, vamos, y hasta el atildado Law-Watson marca tambien algunos directos certeros, que mandan narices abajo a más de un malvado victoriano, engorrado, hollinado.

Curiosa esta nueva lectura cinematográfica de unos personajes manoseadísimos por cien años de televisión y cine. Lo mejor es el tramo final de la película, en el que un Holmes completamente puesto, se deja de bromas y da un auténtica sacudida analítica a todo el tejido sobrenatural que la historia había ido hilvanando. Al igual que en los relatos de Chesterton, lo sobrenatural es finalmente colocado sobre el suelo mediante la mecánica racional. Y tal cosa, en estos tiempos semimágicos que vivimos, yo diría que es más bien de agradecer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: