La isla

mapa-da-inglaterra1

Notable, la isla en la que ahora vivo. Lo es desde no muy atrás. No hace tanto, apenas unos rápidos y pocos siglos era una isla desgarrada y lateral, como la llamó el anglófilo Borges. Eso era, eso había sido hasta su transmutación en uno de los grandes reinos del orbe. Dante, en sus XIII-XIV, en su abigarrada y espeluznante Comedia apenas la registró. Hasta Chaucer estaba en el futuro.

Es pequeña, esta isla. Al menos si tenemos en cuenta la vastedad sociocultural que contienen esos 200.000 y pico de kilómetros cuadrados, esas escasas 700 millas de largo. Los dialectos ilimitados, vertiginosos, la multiculturalidad rampante de las grandes ciudades (de algunas, como la cariñosa Manchester), la inquina Norte-Sur y sus agravios, sus quejumbres, tópicos irritados del norte industrial y ese sur posh, vampírico, el prurito imperial, las relaciones difíciles con Europa, la desproporción alucinante entre el tamaño y situación de la isla desgarrada y ese peso creciente y alarmante de las últimas centurias.

Otro país en crisis, en esta Crisis, el Credit Crunch, aquí llamado. Objeto de chistes (Credit Crunch Lunch, our offer) . Crisis. Como en la quejica España. Como se parecen estas dos tierras atlánticas, de pescadores y marinos orgullosos. Crisis economica, existencial. Hablan aqui los diarios, las tertulias del problema de la Gran Bretana, esa Britishness tan inaprensible y problemática, ese lamento tan parecido al de aquellos noventayochistas nuestros de mesa camilla y de baraja.

Me ha sorprendido la cantidad de ingleses que creen que su pais es crap. Britain is crap, me han asegurado en Middlesbrough, en Yarm, en York, en Warrington, en el Wigan de los mineros orwellianos, en Stalybridge, en Southport, en Salford. Crap, van diciendo cejijuntos con el aplomo de hispanos nórdicos. Gentes que no sabe nada de la historia profunda de esta lengua de tierra.

En 1985 Saramago imaginó una balsa de piedra y esa balsa de piedra iba a la deriva y era la Península Ibérica esa balsa, su Portugal y nuestra España, desgajada la Península de Europa tras un cataclismo geológico, fantástico.

Pero la balsa no es fantástica, no puebla un sueño de ese portugués aprensivo y melancólico. La balsa existe, sólo que no es Iberia, sino esa otra del Norte que se arranca porque quiere arrancarse y que va a la deriva porque está en su naturaleza, porque fueron demasiadas invasiones y traumas y violencias, y también introspecciones y avanzadillas.

2 comentarios
  1. Horrach dijo:

    Me alegra saber de ti de nuevo, Serafín, y más de tus andanzas por tierras british, un lugar por el que me gustaría dejarme caer una temporada larga.

    saludos

  2. Serafin dijo:

    Gracias, Horrach. Aqui estamos.

    La situacion en la isla tampoco es para tirar cohetes, pero no es peor que en Espana.

    Andan tambien todo el dia lloriqueando con la crisis inmobiliaria, tambien, eso si.

    Pero creo que un doctorando como tu, y en un area humanistica, tiene mas futuro en la Isla (no me refiero a Mallorca sino a esta donde estoy yo ahora) que en la Peninsula.

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: