El guateque. 1968, Blake Edwards

El Guateque (The Party) es un auténtico paseo antropológico por los sesenta. Como buena parte de Blake Edwards, del Edwards sesentero: el de la Pantera Rosa o del Desayuno con diamantes.

¿Qué es El Guateque? Ante todo una sucesión de gags espléndidos, como el del zapato inoportuno que se escapa y que luego cuesta tantísimo de recuperar. O la búsqueda del angustioso cuarto de baño. O el encontrar un poco de alegría en una party desdeñosa. Encontrar a Claudine Longet.

Sorprende la elegancia de Peter Sellers, la contención de su personaje. Sí, esa especie de elegancia en el ridículo. Se puede hacer insistentemente el ridículo como este Sellers hindú, pero de un modo arty.

La película cuenta también -no va a ser menos- con sus lecturas intelectuales. La irrupción de elementos orientales en la cultura occidental, dicen, o se ha dicho. Ese elefante. La irrupción oriental de George Harrison. El Sargento Pepper. La India que irrumpe: en los Sesenta, en Occidente. O el enfrentamiento en clave slapstick entre un Hollywood apoltronado y otro emergente. Emergente y fresco y con ideas.

No sé. Yo me quedo con el gag magistral del zapato, el del tubo adjunto. Empecé a reirme con él de niño, y aún me dura. Me quedo, igualmente, con el Nothing to lose de Mancini, su encanto y su magia sixties.

Me quedo con toda la película, que reveo en momentos de excitación o de melancolía. Hindú me he sentido en muchas fiestas.

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: