Mi Desembarco en Second Life

Llamazzari: supercool

Como no voy a ser menos que Gaspar Llamazares, he desembarcado yo también en Second Life.

Nunca mejor dicho lo de desembarcar, ya que tras crearme mi avatar, esto es, mi trasunto virtual, mi alter ego electro-tridimensional, he sido colocado -mi avatar ha sido colocado- en una especie de isla supercool.

Como soy nuevo en la isla y en ese mundo virtual y extraño, en estos primeros pasos me limito a deambular por el paraje, a aprender a caminar, mover mi avatar. En cuanto al avatar que he escogido para representarme, bueno, he procurado que sea el menos espantoso de los posibles, de los que se me dieron a escoger. Aunque si me encontrase en el mundo físico con un tipo parecido a mi versión virtual, saldría corriendo práctica, virtualmente. Etiqueta de mi avatar, a escoger entre seis, si tienes el paquete básico: City cool, o algo así. Horrible.

·

De momento me dedico a fatigar la isla, especie de Port Olímpic tan sólo un poquito más espantoso, y sus instalaciones. Me salen al paso todo tipo de gente variadísima, supercool, beautifuls todos. De pocas palabras y muchos gestos y sonrisas. Como en el mundo físico, en eso.

Me hago llamar Leyden Capalini en ese mundo. Lo de Leyden es por lo de la botella de Leyden, ese condensador o almacén de cargas eléctricas, electro-experimento de Musschenbroek, de 1746. Lo de Capalini es por Leo Di Caprio. No entiendo porque Llamazares no se ha hecho llamar Giulio Llamazzari, por ejemplo, en ese mundo.

¿Qué se le habrá perdido aquí a Llamazares, a Giulio, aquí en esta Isla? Aunque Second Life no se limita a esa isla, lógicamente, sino que pretende ser una réplica punto por punto de la First Life, del conjunto del planeta, versión First. No puedo evitar una sonrisa cuando me imagino a Llamazzari y su mensaje tan manoseadamente de izquierdas -manoseado el mensaje, claro, no su aplicación que sigue y seguirá inédita- en un entorno tan bruscamente opuesto. Manoseadamente de izquierdas y ni tan siquiera tan cool como el de la Mayol o el Bio-Saura, su maridito. Sino que, para más inri, izquierda la de Giulio comparativamente julioanguitesca, califesca.

·

Aunque bien mirado, miro mi avatar, miro su espalda mientras camina, mientras lo hago caminar con los cursores -ya que este Sera-Second, este Capalini y su entorno, la islita, mucho rollo, pero en el fondo no es más que una nueva megafrikada de ámbito planetario, una sofisticada maquinita de bar versión 2007 -cuando lo hago caminar con los cursores, digo, a mi avatar tan cool, con su perillita y ulleretes de diseny and so, me pregunto si sacaré algo de aquí, algo utilizable para mi First Life que, superada ya la larguísima adolescencia de larguísimo, es la única que me interesa. La First Life, sí. Dejémonos de rollos. Además para pagarte la Second Life, has de sacar dinero de la First, monín. Mientras camino -mi avatar camina- pienso que más allá del paquete básico, (me he bajado el Client del básico) hay otros paquetes de pago, es de presumir que con más funcionalidades. Hay que adjuntar número de targeta y dígito de Control. By the way: el número de la targeta, el dígito de control y demás no son Second, son First. Que no se engañe nadie.

·

Seguiré hablando de esta cosita tan guay. Ay.

·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: