Azúa, Nietszche y la Opinión Pública

He pasado una horita -intelectualmente lúbrica, muy grata- en el blog del maestro Azúa, uno de los pensantes (no voy a llamarlo intelectual, porque esto no es Francia y mi intención es elogiarlo, no ofenderlo) más insobornables de todo el cuero pisoteado de la pell de brau. Más lúcidos y más independientes de ese monstruo que denuncia en uno de los artículos del blog. La opinión pública: aterrador cíclope animado y teledirigido, también conformado, moldeado, por los medios formativos (que no informativos, dice Azúa), hojas parroquiales de los poderes económicos, y sus lacayos, los partidos políticos, especialmente amorales y sinverguenzas estos últimos en nuestra pateada España.

La opinión pública. Esa Diosa Madre, cegadora ella.  Esa Atenea y Afrodita y Démeter y Perséfone, y todo el pack junto. Deidad sorprendentemente nietzscheana, más allá del bien y del mal, nociones relativas, relativizadas, que han de ser construidas socialmente, que lo son en esta época plomiza, siniestra. No, perdón. Construidas económica, empresarialmente. Son esos monstruitos, las empresas, omnipresentes y goyescas -moscardones deleznables- quienes orientan a la temible y obediente deidad.  Monstruitos que establecen lo que está bien y lo que mal, chatín. Así que infórmate antes de pensar o hacer algo. No vaya a ser que estés actuando “mal”, según tu clan. Asegúrate de si está bien o no tan bien, o regular desde el bando o rebañín al que perteneces o anhelas pertenecer. ¿Es el bando de la España eterna, del PP, de la naftalina, de la horterada apolillada, de TVE1, del franquismo socio-sociológico, so-called? ¿el de la libertad de los pueblos y los trabajadores, el del barrio de Gràcia, sus paredes tan graciosas, de las pintadas liberadoras y del spray, de las amnistías, de los pass it ons, de la alegría esquerro-tecnológica? A ver escoge, nen. Que t´estimes més? Anda dí, monín. Qué rebaño te gusta más, a ver. El de la mayoría, tan zafio, tan consumidor de espacios televisivos públicos y de galas y de humor cuartelero (no que yo zolo veo el 33 y la doz), o t´estimes més un socio-grupito más reducido, majo e izquierdoso, más innnnn, más de diseño, más, que sé yo, como étnicomulticultural, de libreríacafé céntrica, respetuoso con la diversidad de explotación y de deguello?

Déjate moldear, monín. Una vez abierta la Pandora´s box internáutica -error de cálculo del system, so called- ¿qué hay que hacer ahora rápidamente, según el system? Ahi están los samurais de Bolonia, para arreglarlo. Qué coño, esto lo arreglo yo en tres meses. Y lo han arreglado los encorbatados boloñeses, en unas cuantas noches de hotel, vaya que sí. Su reparto de microtitulines, su tómbola universitaria. Desplazado el elitismo del segundo al tercer ciclo, todo resuelto.

Según Azúa: el bigotudo de Rocken, que tantas cosas oteó, oteó también -en 1870- la aparición de ese Polifemo teledirigido por los dioses encorbatados del Olimpo: la opinión pública. Cuidadín con ella.

Que pena que el bigotudo de Rocken no tenga también un blog, joder. Lo que disfrutaría. Su estilo aforístico y algo moroso, salvo en algunas entradas, obviously, le hubiera ido como anillo al dedo a la blogósfera. Una bitácora ceñuda y encendida nos hemos perdido. Bueno, no. No la hemos perdido. La tenemos en soporte de papel, eso es todo. Aurora, corresponde a los posts de 1879. Ecce homo, a los alucinados de 1888-89, cerca ya de la enajenación, tan salerosa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: