Apunte sobre Mulholland Drive

Hace muchísimo tiempo, en la era del Internet 1.0 (época en la que si querías una página personal tenías que saber al menos manejar un editor Web), escribí una reseña sobre la película de David Lynch Mullholland Drive (2001), fascinante y misteriosa donde las haya (la película, no la reseña).

En la línea de Lost Highway (1996), es la típica cinta enigmática, onírica, del deslumbrante Lynch. Yo aventuré ya en la reseña mi tesis, que continúo subscribiendo: el tema oculto, quizá no evidente, de la película es el facilísimo tránsito del amor al resentimiento y aún al odio.

El personaje de Naomi Watts ama al personaje de Laura Harring. La ama de una manera enfermiza, pasional. La primera mitad del film es una ensoñación de la primera que las involucra a las dos en una excitante aventura noir, detectivesca, puramente cinematográfica, propia de ese Hollywood que es el transfondo de todo el minutaje de esta obra de Lynch. La Harring a esas alturas ya está muerta -mientras la Watts la recrea en su imaginación y se recrea a sí misma con ella- , y su muerte ha sido decidida por la propia Betty (Naomi Watts). En la segunda parte de la historia están las razones de la tremenda transmutación en odio de esa inicial pasión amorosa. Una historia lésbica de celos, de abandono, tan vieja como el mundo: la Harring se ha ido con otro, que para colmo es un hombre.

¿Que es Mulholland Drive? Muchas cosas, tantas como espectadores, como ya escribí en aquella ocasión: pero ante todo es el sueño (la pesadilla) de una mujer traumatizada por el dolor, el amor-odio y los celos. Una devastación, la imposibilidad de manejar las propias emociones.  La destrucción de aquello que no puede tenerse, o que se ha perdido, como paso previo a la propia destrucción.

3 comentarios
  1. dianoia dijo:

    Reconozco que la tuya es una interpretación muy interesante… pero a mí me resulta en exceso “racional”. Recuerdo hace ya unos cuantos años, alquilé en el videoclub Carretera perdida y la vi… y tan pronto terminó, tuve la necesidad de volver a verla. Me preguntaba: ¿la habré entendido? Pero también: ¿había algo que entender? Volví a verla, digo, y cuando terminó, de repente, sin meditarlo más, sin darle más vueltas… no tuve respuestas. Pero es que tampoco aparecieron las preguntas. Y lo mismo me ocurrió con Mullholand Drive, para la que ya estaba algo más precavido. Sólo tuve que acomodarme en la butaca del cine y disfrutar…

  2. Quizá tengas razón. Cada espectador tiene su interpretación, esa es la mia. Y no he podido deshacerme de ella desde la segunda vez que vi la película (la primera me pareció puramente onírica, como a tí).

    Supongo que descifrar a Lynch es como querer descifrar los sueños. Estos siguen escritos en un idioma incomprensible, tras más de un siglo de investigación “racional” entorno de ellos. Pero por mucho que sean una especie de espuma psíquica, yo siempre he pensado que hay “algo” comunicable en ellos, aunque tal vez ese algo no pueda verterse (o no con eficacia) al lenguaje verbal. En ese sentido, los sueños serían una especie de forma de arte, como la literatura,la poesía, el arte plástico…

    Pero mi propia interpretación me fascina…tal vez sea algo puramente personal, pero me electriza ver la película desde ese ángulo: sigue siendo un sueño, un enigma, pero que de tanto en tanto se vuelve traslúcido: puedes ver a su través.

  3. dianoia dijo:

    >>>Quizá tengas razón. Cada espectador tiene su interpretación, esa es la mia.

    Claro, por eso me parece que ni yo ni nadie puede pretender tener “razón” en su interpretación… y, al mismo tiempo, podríamos pensar que todos la tenemos. Contraponiendo mi interpretación a la tuya no pretendía ni mucho menos considerarla “mejor” o algo así, tan sólo compartirla con quien viniera aquí a leerla (de hecho, la mía no llega siquiera a “interpretación”, tan sólo trataba de reflejar algo así como un estado interno). Es lo bonito de compartir interpretaciones sin ánimo de polémicas estériles: repito que la tuya me resulta tremendamente sugerente y es cierto que la película cobra una nueva dimensión si trata de verse desde el ángulo que propones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: