Gatsby, hacia el Pasado

¿Qué extraño mecanismo es el de la nostalgia? ¿Cual es su papel en el contexto de la supervivencia de los individuos? ¿De qué nos salva, de qué nos permite huir ese apego a lo que ya se fue, con independencia de que fuese alegre o doloroso? A nuestro parecer cualquier tiempo pasado fue mejor, dice el traido y llevado verso manriqueño ¿Por qué, por qué ese rasgo psicológico que nos empuja hacia el pasado?

Muchas veces me he visto sorprendido por ese extraño efecto. De repente, recuerdo con una especie de dolor placentero sucesos de años, meses o incluso semanas atrás, cuyo único mérito apreciable es pertenecer a lo ya pasado, a lo que se fue. Y lo curioso es que tales momentos pretéritos pueden perfectamente referirse a una época nefasta de mi vida. Entonces, y una vez más, ¿por qué me arrastran, por qué me obligan a volver la mirada hacia ellos, cuando deberían repelerme?

Creo dar con la respuesta. Cualquier momento del pasado, por doloroso que sea, se encuentra más lejos que el presente del final del pasadizo de la existencia y de lo inconcebible que hay en ese final. Allá en el fondo está la muerte, pero no tengas miedo -dijo Cortázar.

Pues sí, tenemos miedo de ese fondo, por eso el pasado nos arrastra, por eso existe ese extrañísimo carácter psicológico que es la nostalgia.

En las líneas finales de su The Great Gatsby, Scott FitzGerald lo escribió -como nadie-así:

“Y mientras me hallaba alli reflexionando sobre el viejo y desconocido mundo, pensé en el asombro de Gatsby al advertir por vez primera, la luz verde al final del malecón de Daisy. Había recorrido un largo camino para llegar a este verde césped, y su sueño debio parecerle tan próximo que no le sería imposible lograrlo…No sabía que ya estaba detrás de él..en alguna parte de aquella vasta oscuridad, más allá de la ciudad,donde los oscuros campos se desplegaban bajo las sombras de la noche.

Gatsby creía en la luz verde, el orgiástico futuro que, año tras año, aparece ante nosotros… Nos esquiva, pero no importa;mañana corremos más deprisa, abriremos los brazos, y un buen día…

Y así vamos adelante, botes que reman contra la corriente, incesantemente arrastrados hacia el pasado”

Anuncios
2 comentarios
  1. roberto dijo:

    estimado serafín,

    celebro tu vuelta a los posts. hablando de nostalgia, se me estaba haciendo cada dia más duro ver el careto amontillesco en la home de tu blog. parecía el prolífico serafín un recuerdo del pasado, de mismo pasado que arrastra al buen gatsby.

    yo que la nostalgia ya no es la que era.

    ayer, por teléfono, te recomendé leopardi y concretamente un breve diálogo que encuentras en esta página. quizás tenga algo que ver con tu post.
    fins dilluns, i hope.
    http://www.filosofia.org/aut/001/caro78e.htm

  2. roberto dijo:

    pues eso:
    yo CREO que la nostalgia ya no es la que era

    sorry,
    r.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: