Juegos

Víspera electoral de las autonómicas catalanas. Jornada llamada de “reflexión”. Pongo TV3. Se despliega en todo su esplendor la tertulia del Cuní. Cuatro habituales departen sobre los movimientos del pentapartito. El ruido no me deja reflexionar. Finísimos análisis que apenas han variado en los últimos quince años.

La murga del pentapartito suena desde Septiembre o así, momento en el que empezaron a verse los primeros cartelitos del inefable Montilla, proclamando llegada l´hora dels catalans (sic). Desde entonces, hemos asistido a un verdadero despliegue, exposición fotográfica auténtica, del personaje: el catalano-cordobés estrechando la mano de un ciudadano, el catalano-cordobés recortado sobre un fondo agrario,  el catalano-cordobés sonriendo anchamente: espléndido, restallante; el catalano-cordobés encerrado en un despachito atareado con legajos (mientras el ciudadano duerme: la lucecita de la Plaza Sant Jaume). Ningú no fará més pels catalans, proclaman los carteles. Es curioso, la palabra Catalunya, habitualmente extenuada, no aparece por ningún lado: tan solo el poco visitado gentilicio.

¿Y el resto? Mas firma ante notario que no pactará con la Bestia. La Bestia por su parte intenta movilizar patéticamente al abstencionista (como si este fuera imbécil) Aquestes també son les teves eleccions. Carod and Co. apelan al voto catalanista (que no independentista, palabra que suelen rehuir en campaña) y, como no, d´esquerres. El amigo Saura, Bio-Saura, recortado sobre un elegante fondo en blanco y negro -espléndido el diseño del cartel, felicidades- proclama su intachable condición de hombre d’ esquerres i inteligent. Maravilloso

El pentapartito explota al máximo el entramado mediático que de él depende. El Periódico de Catalunya (sic) publica un reportaje sobre los (sic) cinco candidatos a la Presidencia de la Generalitat. El Pais y La Vanguardia se refieren a los cinco partidos que se disputan los escaños del Parlament.

El circulo político-económico-mediático del pentapartito está completamente cerrado. Es él quien delimita el espacio de juego de la teledemocracia catalana. Son como niños (cinco) que cada dos o tres años se disputan los 135 cromos, a ver a cuántos salen por cabeza esta vez (señorita, Arturet me ha tirado de la coleta; Josepet me ha levantado la falda; Señorita, pepito ha dicho una palabrota).

Ja s´ho faran.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: